Y algo lindo que no pudimos compartir…

  

   Aire libre

Si algo me gusta, es vivir.
Ver mi cuerpo en la calle,
hablar contigo como un camarada,
mirar escaparates
y, sobre todo, sonreír de lejos
a los árboles…
También me gustan los camiones grises
y muchísimo más los elefantes.
Besar tus pechos,
echarme en tu regazo y despeinarte,
tragar agua de mar como cerveza
amarga, espumeante.

Todo lo que sea salir
de casa, estornudar de tarde en tarde,
escupir contra el cielo de los tundras
y las medallas de los similares,
salir
de esta espaciosa y triste cárcel,
aligerar los ríos y los soles,
salir, salir al aire libre, al aire.

   BLAS DE OTERO

Historia de los autómatas, de los androides y de los animales artificiales

  • Según el diccionario Larousse, un autómata es:

“una máquina que, gracias a dispositivos mecánicos, neumáticos, hidráulicos, eléctricos o electrónicos, es capaz de hacer acciones que imitan las de los cuerpos animados.”

Además, la palabra “androide” representa todo autómata de aspecto humano. En su forma más desarrollada, el androide está dotado de movimientos y dimensiones que copian  estrechamente el natural.

Un autómata o androide andarín

Un autómata o androide andarín

El siglo XVIII, la época de los androides y de los animales artificiales

Los verdaderos autómatas nacieron durante el pleno siglo de las luces con el arte de la relojería. En esa época, dominada por el cáracter científico, y más precisamente por la concepción biomecánica del ser humano, aparecieron muchas criaturas artificiales que intentaron copiar con exactitud el natural : de esa manera, androides y animales mecánicos fueron realizados por relojeros-mecánicos atraidos por medicina y ciencias naturales. Su objetivo no era divertir sino  permitir a la ciencia avanzar. Por eso, se rodearon de médicos y cirujanos para elaborar los diferentes órganos artificiales. Los grandes automatistas de esa época son : Vaucanson, Friedrich Von Knauss, el Barón Von Kempelen, Pierre y Louis Jaquet-Droz, el abate Mical, y Kintzing.Cada uno de los seres artificiales realizados durante el siglo XVIII era, de manera general, una obra única resultando de un largo y fastidioso trabajo de elaboración. Pero el resultado era impresionante : muchos androides, a menudo muy complejos y actuando de manera muy real, fueron construidos : autómatas escritores, dibujantes o músicos.

Los animales artificiales, también proviniendo de esa filosofía, tenían un comportamiento que copiaba con casi exactitud el mundo animal : pavos reales, insectos, perros, cisnes, ranas, elefantes, cangrejos de río y patos constituaban, entre otros animales, el bestiario de esos inventores – zoólogos.

Elefantes                                                                                                                                                        Elefantes

  • 1800 – 1850 La época de los magos-mecánicos

Robert-Houdin et ses automates

Robert-Houdin et ses automates

Un gran número de automatistas de la primera mitad del siglo XIX eran magos o inventores muy inspirados por el ilusionismo, espectáculo muy de moda en esa época…
Entre los grandes magos que construyeron autómatas, podemos citar : Jean Eugène Robert-Houdin, padre de la magia moderna y Stèvenard, un contemporáneo de Robert-Houdin y quizás el inventor de autómatas más competente entre todos.
Los hermanos Maillardet, en cuanto a ellos, inspirados por el tema de magia, crearon autómatas magos o adivinos con péndulos.Robert-Houdin et ses automates Document Jean-Luc Muller

  • La Edad de Oro de los autómatas : 1850 – 1914

Con la revolución industrial, el autómata, de la misma manera que la muñeca, volvió una industria. Unos diez artesanos, instalados sobre todo en el barrio del Marais en París, crearon muchas criaturas con resultados menos desarrollados, es verdad, en comparación con sus mayores del siglo XVIII, sino quizás más atractivos por su inspiración de la vida parisiense y del mundo del espectáculo : magia, circo y music-hall.
Entre los nombres famosos, podemos citar : Théroude, Phalibois, Lambert, Renou, Roullet-Decamps, Vichy y Bontemps.
Con la guerra de 1914 – 1918, se acabará esa industria.

 “El payaso con la luna” (Roullet-Decamps)"El payaso con la luna" (Roullet-Decamps)

Autómatas y cajas de música

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s